Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede predecir dónde terminará su influencia

Henry Brooks Adams

Leave a Reply